miércoles, 17 de noviembre de 2010

Todo para el consumidor pero sin el consumidor.


Hace tiempo que no escribo sobre "Operadoras" y es que por el momento las únicas noticias que tengo son el bombardeo sistemático día sí y día no de SMS amenazadores . De los otros casos pendientes, uno, el del embargo de 201, 80€ por una deuda inexistente de 1,28€ efectuada por el Excelentísimo Ayuntamiento de Socuéllamos, se ha resuelto después de cuatro meses y gracias a que ya harta llamé y encontrándome que estaba parado esperando les dijese dónde ingresar lo que indebidamente me sustrajeron de mi Declaración de la Renta. Curiosamente hacía diez días que me habían cargado mis preceptivos impuestos en la cuenta bancaria de la que disponen. Tan sólo recibí una carta con un acuerdo unánime del Ayuntamiento y nada más, ni artículos ni nada de nada.
Otra de las cuestiones también resuelta favorablemente es la de la multa por un aparcamiento debido, pero notificada a un domicilio de hace diez años. Pues hete aquí que presento mi recurso (ya que el RACC no veía motivo para ello y después de ponerme en contacto con un asesor, más asesor que el primero que me atendió, decidí que si quería ganarla, debía llevarla yo misma. Y estaba por ganarla cuando me informan que el RACC ¡ha presentado recurso!. Maravillas de las maravillas, mira que les envié un e-mail al día siguiente y hablé con ellos para confirmar mi desistimiento, pues van y lo presentan, ( no sé lo que presentan porque no he podido averiguarlo todavía, pero ni me lo comunican, ni me avisan y lo peor es que lo presentan sin mi consentimiento). Menos mal que al final me la han anulado, pero el lío que me han organizado. Y digo yo, para qué sirven estos Servicios "Jurídicos", si no tenían bastante con enviar grúas y arreglarte el coche in situ, no, ahora te envían un mensajero a tu casa para renovarte el carné previo pago y la revisión médica te la haces por tu cuenta...¡Qué tiempos aquellos en que te lo tramitaban todo y sin cobrar! Ahora te contratan un seguro, disponen de asesores varios, reparaciones de todo tipo, móviles, viajes y un cúmulo de servicios insospechados que no vas a utilizar en la vida. Y a lo mejor la grúa ya la pagas con tu seguro y el arreglo de la cerradura con el seguro de la vivienda o con la funeraria, porque ahora es sacarse de la manga nuevos servicios que lo único que hacen es sacarte el dinero.
De las reclamaciones que realicé vía OMIC mejor ni lo cuento, parece que tienen una legislación paralela conocida en exclusiva por ellos y que no beneficia en nada al consumidor. De momento acudí a la Atención al Consumidor de Barcelona y la verdad es que la atención fue magnífica y que por el momento sigue los cauces normales, es decir los que marca la Ley.
Se tendría que crear una oficina para reclamar a las oficinas de consumidores, entre ellas la OMIC y entre otras FACUA, que no parecen tener respeto alguno para sus asociados o consumidores.
Esta vez ojo con los asesores, ni Legalitas ni RACC ni colectivos que por cuotas módicas te asesoran, antes está la web y presentas la reclamación por Internet (que es lo que me imagino que hacen ellos).

1 comentario:

Miquel dijo...

de acuerdo ¡¡¡ crear una oficina para reclamar a las oficinas de las reclamaciones de las empresas reclamadas ¡¡¡¡