martes, 16 de noviembre de 2010

Adiós Barcelona, adiós...



Pasé el otro día por delante de "la Rotonda", edificio modernista del arquitecto Adolf Ruiz i Casamitjana, acabado en 1918, que se alza en la esquina de la avenida del Dr. Andreu,  paso obligado para tomar el tranvia "Blau" que nos lleva al Tibidabo. El Dr. Andreu era un farmacéutico que se había hecho millonario por unas pastillas para la tos, y que juntamente con otros adinerados socios constituyó la sociedad SA Tibidabo y urbanizó lo que hasta la fecha eran campos. Alli se instalaron gentes acaudaladas y pasó a ser una de las mejores zonas de Barcelona. La Rotonda fue en principio el Hotel Metropolitan, después el Hotel La Rotonda , y por él pasaron personajes famosos, Alfredo Krauss daba recitales y allí desayunaba Tita Cervera y se hospedaban famosos del momento. Después fue una clínica y en esa época trabajaba una amiga mía, ginecóloga argentina, persona afable y encantadora con la que compartí  su dura enfermedad .  Quiso antes de morir aprender a modelar y aún conservo un jarro y una caja  de arcilla gris que fue su último recuerdo. Se afanaba en modelar unas figuras para sus hijos y pudo cumplir su deseo. Una copia de una de ellas, una pareja bailando un tango, se instaló cómo homenaje en el hall del hospital. No sé si se la llevaron o se deteriora con el edificio. Posteriormente albergó a enfermos terminales y ahora es de la constructora Núñez i Navarro, propiedad de Josep Lluís Nuñez. Otro edificio emblemático que posiblemente sucumbirá por la especulación inmobiliaria y se convertirá en un gigantesco edificio de oficinas del que tan sólo se conservará parte de la fachada, (el promotor "sitúa los volúmenes de forma retranqueada en dos plantas que sobrevuelan la altura de la fachada"

Un grupo de vecinos ha creado una plataforma para recabar firmas e impedir el proyecto.

1 comentario:

Miquel dijo...

sucumbirá...todo lo que ha tocado el tal Nuñez ha sucumbido, esto no será menos ....