martes, 26 de octubre de 2010

Puntualizaciones sobre el mismo tema.

Se están perdiendo los rituales, todo es "aquí te pillo aquí te mato" en el sentido de que ya no hay citas, no hay preámbulos. 

Creo que los rituales son como diría "El pequeño Príncipe" ...los ritos necesarios.
-Si sé que vienes a las cuatro de la tarde, comenzaré a estar feliz desde las tres. A medida que se acerque la hora más feliz me sentiré. A las cuatro estaré agitado e inquieto; comenzaré a descubrir el precio de la felicidad. En cambio, si vienes a distintas horas, no sabré nunca en qué momento preparar mi corazón… Los ritos son necesarios.
La prostitución no considero que sea un trabajo como otro cualquiera. En la ablación que se practica en mujeres adultas y con su consentimiento, las mujeres alegan que lo hacen por "decisión propia" y que lo han "decidido libremente" lo que no significa que sean muy "libres" ya que están condicionadas por su cultura. Es seguro que si no está legalizada lo harán igualmente desplazándose a su país de origen, con medios sanitarios inadecuados, con riesgo de muerte y de infecciones. Tendrían mejor atención médica en los hospitales que en su casas, no por ello considero debiera legalizarse. En un periodo de transición podría "tolerarse " en la población adulta, como mucho hasta que realmente tomasen conciencia de la situación por medio de la educación y la información adecuada y gracias a la inmersión cultural.
La mayoría de la gente, y más ahora con la crisis económica, está obligada a aceptar ofertas de trabajo con clausulas abusivas, con horarios extenuantes, sin asegurar y con bajos salarios. El tomar esas decisiones, como la de dedicarse a la prostitución, no creo que se hagan "libremente" se hacen por la necesidad de tener un sueldo. En la escala de las indignidades debe ser mejor que robar (sobretodo para los robados) Hay gente muy digna que incluso vende órganos y da su vientre en alquiler, pero eso no quiere decir que sea muy "digno" hacerlo, ni dignifica ese trabajo, lo hacen por necesidad y la necesidad no hace libres, sino esclavos.
Por lo que tengo entendido, a los Clubes de alterne acostumbran a ir hombres casados, que no satisfechos con sus esposas se "desahogan", no considerándolo esto un engaño ya que "solo es sexo". Los hombres no buscan locales cerca de su domicilio, dejan sus coches lo más discretamente posible. ¿Cambia algo que sean legales? ¿Le parecerá bien a la pareja tal actividad? ¿Se verá con otros ojos la prostitución? ¿Habrá más anuncios y más publicidad?
Muchas veces lo que se busca no es sexo sino comunicación y afecto (o creo que el que obtengan a cambio de dinero pueda ser muy gratificante) ¿No sería más adecuado buscarse un psicólogo si es lo que necesitan? (caro, igual es lo mismo). ¿No se dan cuenta que se convierten en cómplices de la exnplotación a las que son sometidas?
Que tengan que responder a los "caprichos sexuales" de un hombre, sea cual sea, te dé asco o no, tan solo por dinero, me parece inadmisible (igual de inadmisible si fuese una mujer). No estoy hablando de "moralidad religiosa" sino de moral humana, de dignidad y de respeto.
En otro orden de cosas son un sector fácilmente explotable, horarios, condiciones, riesgos, y con una corta vida laboral, las emigrantes son el sector más vulnerable. Qué tendríamos que crear ¿Un Régimen Especial de empleadas sexuales?, ¿Cuántas empleadas domésticas están realmente dadas de alta? ¿Están los cuidadores de ancianos de alta? ¿Están tan siquiera legalizados?

La experiencia holandesa sería un ejemplo de lo que planteo, aunque el artículo sea antiguo, la situación  actual por lo que he podido leer no es muy diferente.
Creo que el argumento de su desprotección no es muy consistente, ya que está visto que el que haya una Ley no cambia la situación, siguen sin derechos y sin obligaciones los de siempre. Y los proxenetas a vivir que son dos días.
Creo que debe ir cambiando la mentalidad, existen muchos tópicos a desmenuzar. Deberíamos reconsiderar el discurso, concienciarnos de que determinadas actitudes de abuso no pueden ser aceptadas éticamente por muy normalizadas que estén. Se ha de crear rechazo social  Creo que aunque esté despenalizada o no, legalizada o no, eso no cambia el discurso, y el discurso no cambia la realidad. Es un negocio que mueve dinero y el negocio es el negocio. Racionalmente pienso que debiera ser abolida, politicamente...



3 comentarios:

Miquel dijo...

Todo legalizado, medicalizado...y que paguen sus impuestos, quizá así no sería tan rentable...

J.L.Rueda dijo...

Yo no analizo la prostitución desde el punto de vista moral, ese es un tema muy delicado ya que la moral de las personas esta condicionada por sus creencias religiosas y hábitos culturales y sociales,hay muchos tipos de moral.

Parto de la base que la prostitución a existido siempre y continuara existiendo, por lo tanto lo más práctico es regularla y legislarla laboralmente para evitar que las mafias exploten a las personas que ejercen este oficio, creo que es la única manera de defender sus derechos.

Estigmatizar a las prostitutas/os y a sus clientes, solo sirve para que esta actividad se desarrollen en ambientes mucho más marginales donde los proxenetas se sienten como peces en el agua. Creo que legalizar y regular la prostitución debería de ser el primer paso para que estas personas no sufran la hipocresía de la sociedad, ser puta o puto no es un motivo de orgullo pero tampoco tiene porque ser un motivo de vergüenza.

Existen muchos motivos por los que una persona se puede prostituir, el primero y fundamental es por necesidad económica pero no es el único motivo, tu principalmente hablas de la prostitución femenina común, pero existen también más tipos de prostitución, por ejemplo el de la mujer que se casa con un hombre por su dinero ( y viceversa ), sin olvidarnos que muchas mujeres y hombres se prostituyen libremente porque les parece una forma rápida de ganar dinero y están en su derecho de hacerlo, tanto si es por un periodo de tiempo corto o largo.

En los "puticlubs" hay todo tipo de clientes no solo hombres casados, pero la prostitución de lujo o de cierto nivel se oferta en pisos privados. Los clientes varían en función de su capacidad económica y de sus estatus social, es mucho más común de lo que puede parecer que parejas contraten los servicios de estas prostitutas/os para llevar a cabo sus fantasías sexuales.

La prostitución es una realidad económica, quien la ejerce lo hace a cambio de una remuneración en la mayoría de los casos económica, estas personas viven en nuestra sociedad y generan los mismos gastos al Estado que cualquier otro hijo de vecino, por lo tanto como ciudadano y contribuyente creo que deberían de tener derechos laborales y estar obligadas a pagar impuestos.

En fin el problema es complicado y tiene muchos matices, solo expreso mi opinión que acepto que pueda ser equivocada como cualquier otra.

Saludos.

P.D. No utilizo los servicios de estos profesionales, tengo pareja y estoy satisfecho sexualmente, pero si alguna vez por el motivo que sea tuviese que contratar dichos servicios no me rasgaría las vestiduras por ello, eso si me gustaría que fuese con el máximo de garantías sanitarias para las dos partes.

Olimpia Willemenot dijo...

J.L. tienes toda la razón en cuanto a lo de las mujeres que se casan por dinero o viceversa, considerándolo una forma de "prostitución".
Entiendo que defiendes un punto de vista y respeto tu opinión.
Un cordial saludo.