martes, 25 de enero de 2011

Si queréis. Los disconformes que levanten el dedo.



Sí, fue un malentendido.
                                Gritaron: ¡a las urnas!
y él entendió: ¡a las armas! -dijo luego. 
Era pundonoroso y mató mucho. 
Con pistolas, con rifles, con decretos. 
Cuando envainó la espada dijo, dice: 
La democracia es lo perfecto. 
El público aplaudió. Sólo callaron, 
impasibles, los muertos. 
El deseo popular será cumplido. 
A partir de esta hora soy -silencio- 
el Jefe, si queréis. Los disconformes 
que levanten el dedo. 
Inmóvil mayoría de cadáveres 
le dio el mando total del cementerio.
Ángel González





 El problema fundamental que veo a parte de la falta de información en estas negociaciones (que la mayoría de propuestas nos las acabarán colando por decreto), es que algunas de las alternativas que proponen algunos economistas, y a pesar de que sus aportaciones me parecen muy acertadas e interesantes, no estoy  de acuerdo del todo con ellas.

Es cierto que cada vez somos menos solidarios y que los jóvenes ya han nacido en una cultura en la que se prioriza el "ahora y aquí" y por lo tanto no ven lo que no comporta un efecto inmediato.  Pero agarrarse a esa pretendida "insolidaridad" es permitir achacarles las culpas de medidas que nada tienen que ver con eso.   Con las actuaciones de los gobiernos neoliberales que apuestan por una "libertad sin barreras"  y en el que todo el mundo debe ir a la suya,  es difícil despertar otro tipo de conciencias que no sean las del individualismo.
Pero de lo que se trata aquí es de nuestro sistema de Seguridad Social que se define con un "principio de solidaridad de clase" en la que las generaciones más jóvenes de trabajadores, pagan con sus cotizaciones  las pensiones de los trabajadores mayores.
Si se plantea el supuesto de que la Seguridad Social está en "crisis", automáticamente se desprende en vista de los hechos, que serán los trabajadores quienes tendrán de nuevo con sus salarios que  pagar el peso de la crisis dado el desapego que por la política tiene la juventud, y por un silogismo barato, se llega a la conclusión de que es imposible que estas generaciones jóvenes se ajusten el cinturón por los más viejos.
Estas ideas arraigan allanado el terreno para esas propuestas que sobre la Seguridad Social pesan desde hace años y que han ido filtrándose paulatinamente sin que nadie parezca haberse dado cuenta.
Es el bombardeo sistemático, es un método infalible y en el ambiente se da como cierta la tan aireada "quiebra".
La falacia de que sólo se trata de una cuestión entre jóvenes y viejos queda demostrada por la propia evidencia de que los jóvenes que llegan al mercado de trabajo no son tan jóvenes y que los que salen del mismo no son tan viejos.


Pero la cuestión que olvidamos (o nos hacen olvidar) es que quien hace de "colaborador " en ese trasvase a la Seguridad Social son los empresarios. Y esta parte del sueldo que gestionan ellos (cotización), juega un papel importante.
Debemos tener en cuenta lo siguiente:
-Que el coste de un puesto de trabajo incluye el coste de Seguridad Social.
-Que por lo tanto todas las cotizaciones son parte de nuestro salario.
-Que este salario (cotizaciones) es el "salario diferido" que cobraremos más tarde en forma de pensiones (ésto es lo que hace que haya una solidaridad intergeneracional) 
-Que los empresarios son o debieran ser meros "colaboradores", ingresando las cotizaciones en la Seguridad Social.
-Que cada vez que les rebajan las cuotas patronales, rebajan el sueldo aunque no lo veamos.
-Que las empresas se lucran , por eso son empresas, y tienen beneficios (existen mecanimos para cuando no los tienen, la lástima es que hecha la ley, hecha la trampa).
-Que los trabajadores viven de un salario.


Y en base a ello puntualicemos:

Esas "cotizaciones-salario", están en su poder más tiempo del deseado, ya que las cuotas las pueden ingresar a dos meses vista sin ningún tipo de recargo. Después, si no las pagan tienen préstamos a bajo interés (aplazamientos) con nuestros mismos fondos (Fondos de Reserva). Que si no las pagan tienen mecanismos suficientes para no hacerlo:
   - Prescripción (a los cuatro años).
   -Que haya desaparecido la empresa sin mas averiguaciones.
   -Que cambien de nombre y de la deuda si te he visto no me acuerdo.

Total, que hay una cantidad del salario que les ha servido y sirve  a muchas empresas  para lucrarse y que salen del circuito "alegremente" para enterrarse y surgir airosas (que den número reales), mientras otras se vuelven menos competitivas y acaban cerrando.
Cuando hablan de ser solidarios nuevamente.... ¿Solidarios con quién?
Si se ha de pedir un nuevo esfuerzo, ¿no sería menester que se lo pidiesen a ellos, que con la escusa de mantener los puestos de trabajo se lucran a nuestra costa?
O sea, se congelan o rebajan salarios, rentabilizan parte de nuestro salario (el diferido), recortan las pensiones, quieren que demos más dinero a las entidades financieras en cómodos plazos. A ellos (los empresarios y a las mutuas patronales) les rebajan, sin preguntarnos, nuestro salario (las cotizaciones), ese dinero que deben darle a los pensionistas. Que si bonificaciones por aquí, que si bonificaciones por allá ¡Que es el salario de los trabajadores!¡ ¡Que por eso cobramos menos!
Estas alternativas también abogan por buscar, vía impuestos, cubrir los posibles desajustes que se produzcan en el sistema. Es decir, que no tienen porqué no tener déficit el presupuesto de la Seguridad Social, ya que con los impuestos se compensarían, como pasa en otros presupuestos.
¡Pero si hemos tardado lo que hemos tardado en conseguir el que se separen la fuentes!... Y todavía no se ha logrado, ya que por el momento siguen utilizando los recursos de la Seguridad Social: para ayudas a las empresas, pre-jubilaciones, aplazamientos sin interés a grandes empresas, políticas de empleo, demandas asistenciales, etc. y  utilizan a su antojo los Fondos de Reserva (superávit de la Seguridad Social) descapitalizándolo. Apunto que  podría ser un paso atrás muy importante.  Además ....¿qué deficit?
Lo que deben hacer es separar efectivamente las fuentes y no incluir más políticas de empleo ni sociales. ¡Basta ya!,¡Que las paguen por vía tributaria! ¡Los trabajadores las pagan dos veces!

La  política desprofesionalizadora  ha desvirtuado nuestro sistema de Seguridad Social y ello potencia la economía sumergida, ya que estas pensiones, desvinculadas de las salarios,  convierten  a muchos trabajadores y trabajadoras en mano de obra barata al tener aseguradas pensiones parecidas a las que cobrarían cotizando. Sólo será justo este sistema cuando coincidan  las vidas laborales con  las carreras de cotización y eso será posible cuando haya pleno empleo; entonces se podrán promover carreras de cotización largas. Sin potenciar la inspección y sin nuevas normativas sobre las empresas y la cotización que permita acabar con el fraude, sólo sirven para dejar fuera del circuito a los trabajadores que quedan sin derechos y hacen, injustamente, más competitivas a esas empresas.
En lugar de siempre estar pensando en el fraude de los de abajo, que piensen en controlar el de arriba, que pesa más y aplasta.
De continuar así, el sistema contributivo como tal desaparecerá (casi ha desparecido), dando lugar a pensiones igualitarias que tendrán que complementarse vía planes de pensiones. Tendremos rebajas de nuestro salario diferido y seremos solidarios una vez más...¡Pero será con determinadas empresas   y entidades financieras, pero no con los pensionistas!

Los salarios creo que están llamados  a sufrir importantes rebajas:

-Rebajarán el salario diferido (las cotizaciones empresariales y las de las Mutuas)
-Se tendrán que pagar aportaciones a fondos de pensiones.
-Se pagarán mas impuestos.

El sistema contributivo pierde su sentido inicial para el que fue concebido: "compensar las pérdidas de salario" de los trabajadores. Si las pensiones dejan de ser salarios diferidos, se perderá el control de una parte importante de nuestro salario; de esta forma las pensiones, al no estar ligadas a un salario,  no disfrutarán de las presiones de los trabajadores. ¿Quién piensa cuando es joven en sus pensiones?
Sin duda alguna los planes de pensiones son los llamados a negociarse en los convenios (que es lo que se empieza a hacer y se propugna). Claro que es posible que a partir de ahora todo se haga todo a toque de "decretazo".
Las entidades financieras y las aseguradoras es lo que están esperando. Se habrá cambiado de un sistema solidario intergeneracional a un sistema de seguro clásico de capitalización, que lo último que hace es garantizar un futuro que no sea el de sus bolsillos. Mientras, las pensiones homologadas en la miseria.


Ha sido perfecto avisar desde hace tanto tiempo que  viene el lobo. Al final nos lo hemos creído.

No hay comentarios: