jueves, 2 de diciembre de 2010

Privándonos de lo público.

Las medidas que ha dado a conocer Zapatero y que leo en La Vanguardia y que se aprobarán mañana en el Consejo de Ministros  vuelven a demostrar lo mucho que benefician a los que realmente soportan el peso de la crisis: los trabajadores.  ¡Olé sus....! 


Está cada vez más claro que la política de Zapatero está beneficiando a los de siempre siguiendo las directrices de Bruselas. Se regularán las empresas de colocación, desaparición de los 426€ a los parados de larga duración, que serán para dárselos a los 1500 nuevos " orientadores de las oficinas de colocación"  que ayudarán a encontrar empleo a los que ya no cobrarán los 426€, digo yo que para eso servirán, que debe ser mejor pagarles un sueldo a ellos y darles empleo, porque los otros desempleados ya estaban en el paro. Por otro lado les rebajan y quitan impuestos a las PYMES y privatizan aeropuertos dejando vía libre a la gestión privada,  es decir obtener ingresos a toda costa y dando oportunidad para su compra a empresas, como Abertis con capital de "la Caixa". Otra de las medidas es la privatización de las loterías, sistema ya insolidario en su planteamiento y que la única virtud era la de llenar las arcas del Estado y hacer creer al ciudadao que puede dar el salto y ser uno de "esos otros". Un simple cálculo de probabilidades nos tendría que hacer recapacitar:  si jugamos un billete de lotería en el premio de Navidad, la probabilidad de que nos toque el premio mayor es de 1 entre 14 millones y medio, y  con un número no te llega ni para pagar media hipoteca de un piso nuevo; lo realmente importante es la cantidad de dinero que nos dejamos en el azar y que algunos están dispuestos a recibirlo encantados.Ya están en pie de guerra sus asociaciones,  imagino que la privada lo que hará es rentabilizar el negocio eliminando puestos de trabajo como siempre. 




Como colofón, el pase de la MUFACE a la Seguridad Social; no sé si sus funcionarios saldrán perdiendo, porque en este país siempre se homologa a la baja e imagino que no se mantendrán los privilegios y menos se extenderán a todos los trabajadores, que sería lo justo. Se puntualiza que cotizarán, es de esperar que el Estado como patrón ingrese las cotizaciones y que éstas cubran el gasto de las pensiones, a pesar de que imagino se hará  de forma paulatina. No sé el colectivo pero me da, que tal y como está la situación deben ser muchos los que se jubilen con pensiones al 100% con 35 años de cotización. Esto quiere decir que si se icorporan a la Seguridad Social,  serán jubilados con pensiones muy altas y  las cuotas aportadas por el Estado deberían ser elevadas para cubrir ese coste. Lo que no entiendo es la desigualdad que ocasionará tal medida entre los ya pensionistas y los futuros. El Régimen en extinción puede durar muchos años. Lo que sí está clarísimo es que la sanidad pública se quedará con la peor parte, los pensionistas que de un 30% de sus medicamentos pasarán a tenerlos gratuitos (cosa que me parece muy bien si es que no los tienen todavía) y con los costes más elevados, al ser la población de más edad la que más gastos origina.
Los funcionarios en activo tenían la posibilidad de escoger su concierto sanitario entre un abanico de Mutuas Privadas (tiene guasa la cosa) y la Seguridad Social  y sigue manteniéndose la opción, eso si que no lo han cambiado. Como siempre, lo lucrativo para la privada y lo deficitario para lo público. Está muy bien, lo que no ingresen las PYMES lo cobrarán de las ventas. El siguente paso cual será, ya me veo mi calle privatizada y pagando peaje por pasear.   

No hay comentarios: