miércoles, 19 de octubre de 2016

A la carga con las pensiones.




Hay un interés en crear malestar y miedo y que los trabajadores se apresuren a regalar las cuotas a sus empresarios (detraídas de su salario) y que tengan que sacar de su bolsillo dinero para que se lucre la banca con sus "fondos de pensiones", que de "pensiones" no tendrán mucho el día que intenten cobrar, ya que el dinero sabemos que vuela (al "fondo" me remito) y se sabe de países que se han apropiado de ellos (es curioso que datos como este sea imposible encontrarlo en español en internet, pero mirad este interesante artículo, que solo está en francés pero que merece la pena leer).
Se confunde "fondo" con "caja", “arcas” y “hucha”, como si fuese un sistema de capitalización; se habla protestando de cuantos años se ha cotizado, creyendo que se trata de un seguro del que recibes lo aportado y sus beneficios y eso no es así.
Tendríamos que fijarnos más bien en aquellos seguros que, cuando te das de baja, dejas de cobrar y no importa lo mucho que hayas pagado.  Nuestro sistema era de "solidaridad de clase", en el que los que viven de un salario (activos) están obligados a ser solidarios con sus cotizaciones ANUALES, con los que ese año cobran la pensión (pasivos) y así sucesivamente (por lo que la protesta debería centrase en que la solidaridad que se tuvo cuando se estaba en activo, debería ser acorde cuando se es pensionista). El presupuesto de la seguridad social, es un presupuesto de “equilibrio financiero” y un presupuesto, como todos los presupuestos, que se hace año a año y en el que los ingresos tienen que cubrir los gastos (equilibrio) CADA AÑO.
El "fondo" lo crearon para su propio beneficio (invertir en deuda pública) a sabiendas que si rebajaban los ingresos: rebajando sucesivamente las cuotas empresariales, disminuyendo las cotizaciones por contratos basura, dejando de cotizar por acabar el paro y no tener trabajo, sin inspectores suficiente para controlar el fraude..., y lo último que ha sido la tarifa plana a los autónomos, hace que los ingresos disminuyan. Por otro lado no se ha intentado aumentarlos, que podría hacerse: destopando las bases de cotización de los salarios elevados,  adecuando las cotizacion de los autónomos a los beneficios, exigiendo las aportaciones necesarios al Estado para las prestaciones asistenciales vía impuestos... Era lógico que tueviesen que recortar las pensiones.  Como ejemplo de que es una cuestión política, el aumento de las jubilaciones con porcentajes extra, a las mujeres que tuvieron hijos (no se ha protestado de este sinsentido con la falta de igualdad con los varones y que supone el interés en primar a la mujer para que siga en casa cuidando a los hijos).
Hicieron creer que con la creación de un "fondo," sacado del superávit de las cotizaciones del régimen general (lo que demostraba su viabilidad), “aseguraban las pensiones", fondo que debía ser "rentable" invirtiéndolo en deuda pública (española sobre todo y así matar dos pájaros de un tiro).  Sabedores de que no servía para paliar el saqueo, mientras tanto, se apresuraban a rebajar las cuantías de las pensiones ya que eso aseguraba el aumento de los planes privados de pensiones, a los que acudiría la gente asustada y así daban dinero a la tan "necesitada" banca.  La idea maquiavélica fue el primar las carreras de cotización y no las de trabajo, que no es lo mismo. Para vivir se ha de trabajar, pero trabajar no implica cotizar (sin inspectores y sin medios para vivir, ¿quién cotizaría?) y pasaron a penalizar duramente los descubiertos en las cotizaciones (ya penalizados en la ley socialista del año 85) y que la falta de empleo agudizaría. Con esa patraña y cuando la pensión contributiva mínima (la mayoría de aquí a unos años) sea igual que la asistencial (que estamo ya muy cerca), nadie reclamará  que se cotice porque todos cobrarán lo mismo y así, a financiarlas solo con impuestos (todas con la misma cuantía)y ¡a liberar a las empresas de esta carga! Se les robará elegantemente a los trabajadores, sin que estos se den cuenta, parte del salario, el que servía para ser solidario con los pensionistas. Y los trabajadores que tengan poder adquisitivo a pagarse un fondo de pensiones.

Esta disminución de los ingresos tiene que ver más con políticas de empleo y con mandatos de Europa que son los que exigen recortes. 
Hace falta que los presupuestos separen lo que es asistencial de lo contributivo ya que ahora se hace inexpugnable su estudio (cosa que evidentemente les interesa).
Tendría que haber aportaciones finalistas del Estado (vía impuestos)  para compensar TODO aquello que está dentro del presupuesto de la seguridad social, pero que al ser asistencial debe estar financiado vía impuestos (que pagamos todos), y no que recaiga una doble “solidaridad” sobre los trabajadores que pagan ya sus impuestos y encima deben asumir con su salario-cotización esas políticas.

Se aprovechan de la ignorancia, de la manipulación de los medios que utilizando terminología confusa crean inseguridad y miedo. Esta ignorancia, o visión economicista, es la que parece impregnó a las "mentes brillantes" que asesoraban a los sindicatos que dieron el visto bueno a la reforma. 
Hacen creer que la crisis de las pensiones solamente tiene como factor el paro o la falta de jóvenes, o la robótica, cuando están sacando a las mujeres del mercado laboral, tienen emigrantes que se pueden incorporar y los jóvenes tienen que marchar fuera. 
Existe sectores en quiebra, pero también es cierto que se necesitan menos trabajadores en sectores en auge con especialistas muy cualificados de sueldos elevadísimos, nuevos sectores de producción y cantidad de fraude en créditos que devienen incobrables por la falta de agilidad administrativa  (hecha la ley, hecha la trampa), que precisamente es aprovechada por los despachos profesionales que tienen como clientes a las grandes empresas que pueden pagarlos. 


 No solamente el paro es el factor responsable de los recortes (antes con los socialistas era la demografía catastrofista), se olvida que la sanidad la pasaron a financiar solo con impuestos y que existen medios para conseguir una efectiva redistribución de la renta que pueda permitir el hacer sostenible nuestro sistema de seguridad social, separando claramente las fuentes de financiación y sus aportaciones, así como políticas de empleo que permitan que los jóvenes se incorporen a la vida laboral.
Solamente el conocimiento del tema puede permitir que alcemos la voz en defensa del sistema contributivo de pensiones. 
El neoliberalismo se cuela como ideología dominante atenazada todavía por esa falacia del "Estado del bienestar"; pero debemos preguntarnos, bienestar, ¿de quién?  y mirar la letra pequeña de los programas electorales.






No hay comentarios: