lunes, 13 de febrero de 2012

¡Todos esclavos!




Tocando el sustancioso apartado de los EREs en la Administración Pública,...por tocar alguno.

Disposición adicional segunda. Aplicación del despido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción en el Sector Público.
Se añade una disposición adicional vigésima al Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, con el siguiente contenido:
«El despido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción del personal laboral (muy bien, antes se han dedicado a no convocar oposiciones o convocar pocos puestos, por lo que la gran mayoría de trabajadores son interinos o laborales) al servicio de los entes, organismos y entidades que forman parte del sector público de acuerdo con el artículo 3.1 del texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público, aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, se efectuará conforme a lo dispuesto en los artículos 51 y 52.c) del Estatuto de los Trabajadores y sus normas de desarrollo y en el marco de los mecanismos preventivos y correctivos regulados en la normativa de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera de las Administraciones Públicas.
A efectos de las causas de estos despidos en las Administraciones Públicas a que se refiere el artículo 3.1 del texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público, se entenderá que concurren causas económicas cuando se produzca en las mismas una situación de insuficiencia presupuestaria sobrevenida y persistente para la financiación de los servicios públicos correspondientes (luego, en todas). En todo caso, se entenderá que la insuficiencia presupuestaria es persistente si se produce durante tres trimestres consecutivos. Se entenderá que concurren causas técnicas, cuando se produzcan cambios, entre otros en el ámbito de los medios o instrumentos de la prestación del servicio público de que se trate y causas organizativas, cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal adscrito al servicio público (¡Clarísismo y bien redactado!, es decir: ¡Cuando quieran!).»
Disposición adicional tercera. Aplicación del artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores en el Sector Público. (Artículo 47.  Suspensión del contrato o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor. ) Se añade una disposición adicional vigésima primera al Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo con el siguiente contenido:
¡Mirad la excepción!
«Lo previsto en el artículo 47 de esta Ley no será de aplicación a las Administraciones Públicas y a las entidades de derecho público vinculadas o dependientes de una o varias de ellas y de otros organismos públicos, salvo a aquellas que se financien mayoritariamente con ingresos obtenidos como contrapartida de operaciones realizadas en el mercado¡La mayoría de sus maravillosas empresas públicas!

¡Ahora es que opten por ser laborales los funcionarlos, ¡y a echarlos! ¡Muy fácil! Ya tienen el camino allanado por sus amiguitos socialistas en muchos colectivos, con la configuración de los salarios que facilitó, como a los controladores aéreos y los médicos, la rebaja de sus sueldos al primar las guardias para después toparlas o eliminarlas o ofrecerlas a la suficiente distancia de sus lugares de residencia, para que renunciaran a ellas y disminuir sustancialmente sus sueldos. Crear un holding (por eso de la eficacia, eficiencia, potenciar emprendedores y toda esa parafernalia lingüística con la que engañan a la ciudadanía) que agrupe a lo que quede del sector público, que previamente han convertido o convertirán en empresas públicas (eufemismo para decir que las privatizan) e ir incorporando a sus funcionarios a esas, con los métodos de acorralar, aislar, etc. que tanto dominan.
Previamente también, se han dedicado a desprestigiar a los funcionarios, con campañas mediáticas y poniéndolos a todos en un mismo saco y a vender la idea de este maquiavélico neoliberalismo-fascismo, de que sobran funcionarios y que la mejor manera es laboralizarlos, evidentemente con un despido. ¡Qué van a tener prebendas! ¡Nada! ¡Aquí todos esclavos!

¡Todos iguales! ¡Qué como siempre, las homegeizaciones sean a la baja!

¿Entrará la ONU aquí también?







1 comentario:

Anónimo dijo...

Molt interessant la teva aportació.
Gràcies.