viernes, 15 de julio de 2011

La cosa va de pirados

La primera noticia me llegó por "El País" el día 5 de julio en su artículo "MAC 2012, uno de los hijos del movimiento 15-M" y por noticias Terra.es en el que anunciaban la creación de un nuevo partido político: "Movimiento Anti- Crisis 2012". En el diario "El Mundo" del día 14 se recoge, cómo no, la presentación de los estatutos de este singular movimiento. No teniendo bastante con llamar "acampados de Sol" a los veinte jóvenes que protestaban por la ley del aborto, ahora le dan publicidad a tres individuos que, aprovechando el movimiento del 15-M en el que participamos muchos españoles, se montan un partido y encima airean a los cuatro vientos el apoyo que han tenido de uno de los personajes más infumables del cutrerio televisivo, famoso por sus montajes y devaneos, por su amor desmesurado al escándalo y sus pocas luces: Dinio, que aparece encabezando el artículo abrazado a una mujer como si de una revista de cotilleo se tratase - que tal vez se trate de eso, de hacer un hazmerreír de la indignación de la gente, olvidar qué la motivó y motiva, desacreditar a todos sus participantes y que vean lo folklórico, lo "perroflautas", ridículo y demás calificativos que afloran con la noticia.
Al parecer otros participantes del 15-M ya han protestado, así como "Democracia Real Ya" y Acampada Barcelona que no están de acuerdo porque son antipartidos.
"Mundo" se dedica a destacar que dos de los promotores, Marcos Galán Lliso y Nicolás Mora Prado, son "activistas del movimiento 15-M en Valencia" y han nombrado como portavoz a David Enguita que ha reconocido que "MAC 2012 no representa ni intenta representar a todo el 15-M", aunque asegura que "muchos de sus portavoces" se están incorporando a este colectivo político. "Creemos que es más factible crear un partido político para que las cosas cambien que por medios ciudadanos que no han existido en toda la vida y no van a existir ahora", ha explicado, para añadir que en ningún momento su intención es "crear conflicto" ni "separar el 15-M", sino "sumar cosas para mejorar".
En la noticia de Mundo transcriben lo que al parecer el citado movimiento afirma: "que están en negociaciones con el juez Baltasar Garzón (resaltado por el propio periódico), a quien ofrecen el Ministerio de Justicia en el hipótetico caso de que formaran Gobierno. También cuentan con Gaspar Llamazares, aunque no han precisado cartera alguna."
Genial, sin firmas, con solo tres y "muchos simpatizantes", ya los tenemos a todos en el gobierno.... Un partido en el que "no habrá jefes ni jerarquía, habrá portavoces de cada materia y representantes del pueblo".
Está muy bien pensado, tantos estudiando economía política y he aquí que "con amor" y "portavoces" todo resuelto; con "amor, portavoces"... y "buenos banqueros", los malos se irán y ya está, todos felices y comiendo percebes o caviar o lo que se surja.
Perfecto para que los lectores vayan sacando conclusiones de quienes estaban detrás de este movimiento y de las acampadas, que no son otros que los "perroflautas" y "antisistema", descolgados, borrachos y otras lindezas con las que han ido bombardeando a la opinión y con algunos descerebrados o pirados, o....
Bueno, si leemos los "estatutos" delmovimiento anticrisis 2012, nos daremos cuenta de algo mucho más peligroso; eso, si se sabe algo de historia y de las consecuencias de discursos floreados, anacrónicos, absurdos y vacuos pero que incorporan sentimentalismos trasnochados...
"¿Qué es este movimiento?
"El movimiento anti crisis es el partido político amanecido en la luz atrevida y noble de "la primavera de España"... Que esta gesta pacífica y creativa , llamada "Revolución Española es el triunfo de la paz y del amor como motores esenciales de la acción política"

El movimiento anti crisis continua...
"Que esta reivindicación, enérgica, pacífica, e impregnada de amor, no es una manifestación de lucha de clases, ni mucho menos. Para nada lo es.lo único que nos une es la vocación (menos mal que no dicen de destino en lo universal, pero poco les falta) de refundar el actual sistema de convivencia socioecnómica sobre bases equitativas eficientes y solidarias"

¿De qué me suena? ¡Diría que se parece a esto!
"El movimiento de hoy, que no es de partido, sino que es un movimiento, casi podríamos decir un antipartido, sépase desde ahora, no es de derechas ni de izquierdas. Porque en el fondo, la derecha es la aspiración a mantener una organización económica, aunque sea injusta, y la izquierda es, en el fondo, el deseo de subvertir una organización económica, aunque al subvertiría se arrastren muchas cosas buenas. Luego, esto se decora en unos y otros con una serie de consideraciones espirituales. Sepan todos los que nos escuchan de buena fe que estas consideraciones espirituales caben todas en nuestro movimiento; pero que nuestro movimiento por nada atará sus destinos al interés de grupo o al interés de clase que anida bajo la división superficial de derechas e izquierdas."
(Discurso de fundación de La Falange pronunciado por José Antonio Primo de Rivera en el Teatro de la Comedia de Madrid, el día 29 de octubre de 1933)
"Movimiento", "amanecido en la luz atrevida", "reivindicación impregnada de amor", "nada de lucha de clases", revolución española" "ni izquierdas ni derechas", "gesta", "vocación", "refundar"....¡Mamá, qué miedo! El lenguaje pone los pelos de punta... lenguaje anquilosado que no les da reparo en utilizar porque ya se perdió el miedo de recurrir a esa palabrería, ya aflora sin temor, sabiéndose arropada por esa gente que se ha quitado la careta y están ahí de nuevo, como en el 34, expectantes, azuzaban a esa juventud desencantada como ahora, que miraban con horror el comunismo, a la derecha y a la izquierda, a la manipulación y, curiosamente, al liberalismo y a la democracia...
En el mismo discurso de José Antonio puede leerse:
"Y, por último, el Estado liberal vino a depararnos la esclavitud económica, porque a los obreros, con trágico sarcasmo, se les decía: "Sois libres de trabajar lo que queráis; nadie puede compeleros a que aceptéis unas u otras condiciones; ahora bien: como nosotros somos los ricos, os ofrecemos las condiciones que nos parecen; vosotros, ciudadanos libres, si no queréis, no estáis obligados a aceptarlas; pero vosotros, ciudadanos pobres, si no aceptáis las condiciones que nosotros os impongamos, moriréis de hambre, rodeados de la máxima dignidad liberal". Y así veríais cómo en los países donde se ha llegado a tener Parlamentos más brillantes e instituciones democráticas más finas, no teníais más que separamos unos cientos de metros de los barrios lujosos para encontramos con tugurios infectos donde vivían hacinados los obreros y sus familias, en un límite de decoro casi infrahumano. Y os encontraríais trabajadores de los campos que de sol a sol se doblaban sobre la tierra, abrasadas las costillas, y que ganaban en todo el año, gracias al libre juego de la economía liberal, setenta u ochenta jornales de tres pesetas.
Por eso tuvo que nacer, y fue justo su nacimiento (nosotros no recatamos ninguna verdad), el socialismo. Los obreros tuvieron que defenderse contra aquel sistema, que sólo les daba promesas de derechos, pero no se cuidaba de proporcionarles una vida justa.
Ahora, que el socialismo, que fue una reacción legítima contra aquella esclavitud liberal, vino a descarriarse, porque dio, primero, en la interpretación materialista de la vida y de la Historia; segundo, en un sentido de represalia; tercero, en una proclamación del dogma de la lucha de clases."

Y veamos qué decía un artículo que publicó en La Nación el 25 de septiembre de 1933:
"¿Y entonces? Entonces, si la viuda del obrero tiene la fortuna de vivir en un Estado liberal, se encontrará con una Constitución magnífica, que le asegurará todos los derechos. Los famosos "derechos individuales' '. La viuda tendrá libertad para elegir la profesión que le plazca. Nadie le podrá impedir, por ejemplo, que establezca una joyería, o un Banco. También tendrá libertad para escoger su residencia. Podrá morar en Niza, en Deauville o en un palacio en las afueras de Bilbao. Antes se abrirá la tierra que permitir que se le ponga coto a la libre emisión del pensamiento. La viuda será muy dueña de lanzar un rotativo como aquel en que su marido trabajaba. Y como, además, las leyes protegen la libertad religiosa, le estará permitido fundar una secta y abrir una capilla.
Toda esa riqueza jurídica, ¿no conforta a cualquiera? Claro está que la viuda acaso no sienta la comezón urgente de escribir artículos políticos o fundar religiones. Tal vez, por otra parte, tropiece con algún pequeño obstáculo para establecer una fábrica o un gran rotativo, por ejemplo. Pudiera ocurrir que su mayor apremio consistiera en hallar sustento para sí y para sus hijos. Pero eso es, cabalmente, lo que no le proporciona el Estado liberal. Derecho a comer, sí, sin duda alguna. Pero ¿y a comida?
La pobre viuda tendrá que capitular en la dura pelea. Aceptará lo que le den por coser diez horas a domicilio. Ayunará para que sus hijos se forjen la ilusión de que comen algo. Y mientras, por las noches, en la buhardilla tenebrosa, se queme los ojos sobre las puntadas, no faltarán oradores liberales que preparen párrafos como éste: "Ya no existe la esclavitud. Gracias a nuestras leyes, nadie puede ser forzado a trabajar sino en el oficio que libremente elija.""
He aquí cómo el Estado liberal, mero declamador de fórmulas, no sirve para nada cuando más se le necesita. Las leyes lo permiten todo; pero la organización económica, social, no se cuida de que tales permisos puedan concretarse en realidades.
Lector: si vive usted en un Estado liberal procure ser millonario, y guapo, y listo y fuerte. Entonces, sí, lanzados todos a la libre concurrencia, la vida es suya. Tendrá usted rotativa en que ejercitar la libertad de pensamiento, automóviles en que poner en práctica su libertad de locomoción ... cuanto usted quiera. ¡Pero ay de los millones y millones de seres mal dotados! Para esos, el Estado liberal es feroz. De todos ellos hará carne de batalla en la implacable pugna económica. Para ellos –sujetos de los derechos más sonoros y más irrealizables– serán el hambre y la miseria".
Tenemos que tener cuidado con los discursos, con las noticias que dicen verdades a medias, que se cuelan con sigilo, porque después es tarde y ya han creado el poso de la división y del odio.
Se debe mirar hacia atrás, se debe mirar a los lados y no quedarnos con las orejeras de burro con la que se nos dirige.
Si queremos profundizar en los acontecimiento históricos que llevaron al fascismo, tendriamos que pensar que no aparecieron destilando azufre, que se colaron con discursos como ahora, que describían situaciones y que lentamente, suscitando emociones acalladas por la miseria y el desencanto, arraigaron y filtraron valores, y cuando justificaron la violencia, cuando se planteó la dictadura, era tarde y algunos ya tenían a un líder al que seguir ciegamente, que es como se sigue cuando no se piensa y se mueve por emociones, ya tenían el camino abonado para lo que vendría después...
Ya solo la memoria de unos cuantos lo recuerda. Los otros, los que fueron vencedores y lo siguen siendo, estos ya no tienen vergüenza, ya hace tiempo que a pesar de esa "transición" de pacotilla que dulcificó el discurso durante un tiempo ya van a cara descubierta.
Tan solo les falta alguna música triunfalista y algunas banderas al viento, eso sí, victoriosas y montañas nevadas (nunca supe porqué) para despertar más simpatías si cabe.
Me sorprende que al margen de comentar lo muy anti partido que son el resto de los acampados, a nadie le haya sorprendido lo que proponen y como lo proponen. No el oportunismo de crear un partido sino el tinte fascistoide, por no decir fascista que tiene, es lo que debiera preocuparles.
Con todas estas informaciones el movimiento 15-M quieren reducirlo a la caricatura, que de eso se trata.
Esperemos que los sindicatos empiecen a levantar la cabeza, que los partidos coherentes recojan las reivindicaciones y que la gente vuelva a salir a la calle y participar.
Como podeis ver, la cosa va de pirados....¿o no tan pirados?

2 comentarios:

Miquel dijo...

De pirados nada. Ud. debería de saber (porque intuyo por lo que escribe), que la historia se repite....se repite...se repite...se repite....

Olimpia Willemenot dijo...

Nunca se pierde la esperanza de que se filtre un poco de coherencia y razonamiento...