martes, 14 de junio de 2011

Antes del "18 de julio" ¡El 19 de junio!


Hace días que no escribo, tal vez fue el desánimo de los últimos acontecimientos lo que me ha hecho darme un respiro. Los resultados electorales,  el bipartidismo en el que estamos sumidos, esa impotencia al observar acontecimientos que se avecinan y que como una losa van cayendo sobre nosotros, el tan temido "Pacto del euro" que tan solo ha hecho que empezar a pesar de no estar todavía aprobado. Ese triste deterioro de nuestros derechos, en aras a una crisis generada por la banca y que pagan los más débiles como siempre. Lejos ya el "in dubio pro operario," ahora pro empresario y ya está. 
El 14 y 15 de mayo, fue una brecha de aire fresco ver a los jóvenes tomar la vez y encontrar en la calle también a ancianos y a niños. Después el bochornoso espectáculo de los "mossos", uniformados y preparados para disolver a los pacíficos "indignados" de Barcelona, cuando lo que se pretendía era vaciar la plaza para dar cabida a los seguidores del Barça.¡País! Ni tan siquiera iniciar un diálogo; enviaron a sus fuerzas antidisturbios, que parapetados tras sus uniformes y porra en mano, se olvidaron que también son jóvenes y que ellos también sufrirán  las consecuencias de la crisis. 




He visto con inquietud los aconteceres de las plazas. Pasee por la de Valencia días antes de su desalojo. He observado como pesa el miedo a la manipulación, a la rentabilidad política al margen de otros planteamientos. Me ha recordado el tiempo de las asambleas en la universidad... 
Los estudiantes enardecidos me han emocionado, pero el lastre de los de siempre poniendo palos a las ruedas para entorpecer los acuerdos, me ha sobrecogido. Todos los políticos dentro del mismo saco, porque lo político huele a azufre y ya se sabe antes venían de Moscú, ahora vienen de Venezuela, de Cuba y de China, "dictaduras terribles" que condenan a vivir en la miseria a miles y millones de seres humanos, algunas incluyen perros a los que se comen sin piedad ni respeto. Esos chinos malísimos que se meten con una embarazada y en el que detener a 25 personas o manifestarse 1000 en una población de 1500 millones de habitantes, deviene noticia de primer orden con el llamativo titular: "La chispa de los indignados prende en la "fábrica del mundo" de China"
Desmoraliza comprobar cómo poco a poco se han ido desinflando las acampadas y que se repiten en ellas los mismos desencuentros del pasado. Muchos de de los que participaban han renunciado, como lo hicieron tantos compañeros de entonces, por cansancio, por los mismo tópicos de siempre, por esa libertad sin ataduras que ata igualmente, ese "apoliticismo" que se filtra y destruye hasta los más sólidos  planteamientos.
¿Pero cómo no van a tener ideas preconcebidas? ¿Cómo saber la realidad de lo que ocurre en el mundo?
Las noticias son las mismas en todos los periódicos, clonadas de las agencias se transforman en titulares matizados por las ideologías mercantilistas de sus directores. Alarmistas, pobres, impactantes y planteadas como reclamo tras el que dan otras informaciones sesgadas y mal intencionadas que se cuelan sutilmente
Tan solo un ojeada por las noticias más leídas para darse cuenta que es lo que interesa a la gran mayoría de lectores.
En el diario "Público" de hoy, por poner un ejemplo vemos las más leídas:


Noticias tendenciosas para un público ...¿De izquierdas?

Ahora veamos que noticias leen más los lectores de "El Mundo":


Podemos ver claro qué nivel de concienciación pueden tener los ciudadanos (y eso, los que leen algo más que revistas de deporte o del corazón)
Y sin hablar de la televisión, que es lo primero que debiéramos cerrar y prohibir a los niños.

Cansada estoy de tantos años defendiéndome de informaciones tendenciosas y tergiversadas. De no tocar temas y no decir las cosas por su nombre para no despertar recelos, de ir gastando energías aclarando posturas sobre las que pesa el prejuicio, la prevención y la ignorancia.
Hace años que soy atea y he tenido que ir contra viento y marea demostrando que a pesar de ello, tengo buenos sentimientos. Estoy cansada de respetar a quienes tienen una religión y no ser respetada por no tenerla. Estoy cansada de que ser marxista me haya estigmatizado y lo que es peor, que siga haciéndolo.
Por todo eso y por mucho más no he escrito. 


Espero que sepamos reavivar la chispa de la indignación y que se sepa canalizar en alternativas asamblearias que sean secundadas por los trabajadores. Se debe participar activamente en asociaciones y sindicatos para transformarlos desde la base. Participar en esta sociedad que se define democrática, aunque no lo sea, para transformarla.
Algo está cambiando, cada vez son más las personas sin salario, más las que no tiene casa, muchas las que no tienen nada, eso puede hacer que la fraternidad nos una y que de esta unión surja un movimiento realmente revolucionario.
 ¡Vayamos el 19 de junio a la manifestación contra el Pacto del euro! ¡Que no se nos olvide!

3 comentarios:

Miquel dijo...

Esto lo tendría que arreglar la princesa del pueblo ¡¡¡¡

Paco Frutos dijo...

Amiga y compañera olimpia, no te dejes derrotar, aunque sea coyunturalmente, por la degradación moral, social y humana , producida por diversos factores: el hundimiento de sistemas que, dentro de la burocratización y degradación sufrida por los ideales del socialismo, eran un contrapoder, una cierta cultura de la sociedad y una perspectiva de que con profundas correcciones y reformas podían contribuir a abrir una alternativa anticapitalista; el capitalismo, en su versión más brutal se creció y dio por enterrada la más mínima posibilidad de cambio poniendo todo su poder económico-financiero, político, propagandístico y bélico al servicio de la liquidación de cualquier principio o valor comunista, socialista o, simplemente, de democracia real y participativa. Han conseguido hacer una gran trabajo de alienación y narcotización social, que ha anulado gran parte de la conciencia crítica de la sociedad, aunque creo que esto está empezando a resquebrajarse, muy vinculado a las consecuencias sociales de la última crisis capitalista y a la imagen, cada vez más notoria, de que ELLOS sólo tienen solución para la continuación de sus fechorías y la rapiña en favor de sus privilegios e intereses. También deberemos ver nuestras responsabilidades, políticas y , sobre todo, sindicales en haber dejado todo el campo a las ideas enemigas sin una lucha tenaz por defender las nuestras. Quizás estén empezando a moverse cosas aquí y fuera de aquí: 15 M y más cosas. Vaya sermón, perdona y ánimo.

Olimpia Willemenot dijo...

Gracias Paco, muchísimas gracias por considerarme amiga y compañera y sobre todo por el ánimo que me trasmites y que valoro enormemente. Tu discurso coherente y lúcido como siempre. Esperemos que tengas razón y tras el 15 M surja la fuerza necesaria que acabe con esos buitres que revolotean atentos sobre todas estás revueltas esperando recoger algún que otro cadáver. Un abrazo.