jueves, 16 de diciembre de 2010

Apetitoso bocado: Las pensiones.


Ya empezamos con las filtraciones de los acuerdos sobre la negociación de las pensiones ; ya queda lejano el tiempo de la huelga general que se hizo por el recorte de las pensiones que conllevó la Ley 26/85 de Racionalización y Mejora  (¡vaya eufemismo!). Han pasado veinticinco años mordiendo e hincando el diente en nuestro dinero. Se convocó la huelga por haber ampliado el periodo de cálculo y alargar los años necesarios para tener acceso a las pensiones (lo mismo que se filtra ahora que harán) pero como ya se preveía, eso no fue lo que fundamentalmente rebajó las pensiones; y el "proceso histórico " me ha dado la razón, aunque de nada le sirva al tiempo, al proceso histórico, a los trabajadores y menos a mí. 
Eran tiempos de confianza en un gobierno casi estrenado, de cursos en la "Menedez y Pelayo" y las "magníficas" intervenciones del Sr.Miguel Ángel Fernádez Ordoñez entonces Secretario de Estado de Economía y Planificación del gobierno de Felipe González, sugiriendo que guardásemos dinero para nuestra "casita de verano" (planes de pensiones) y de discusiones con Almunia, que ya apuntaba muy alto.  Los socialistas sorprendieron con los mismos argumentos que su antecesores y donde dije digo dijeron diego y se descolgaron con una ley reaccionaria. O sea, que había que construirse la "casita de verano" con los ladrillos de la "casita de invierno". Merece un apartado aparte la introducción de la mencionada Ley en la que, en un largo panegírico, arremetía contra la compra de pensiones por los "pseudo delincuentes" trabajadores y en base a ello rebajaban las pensiones (potenciando el Convenio Especial o compra de pensiones para los trabajadores ricos)

La Ley ampliaba los periodos de cotización y añadía una fórmula para el nuevo cálculo de las pensiones, farragosa e ininteligible para el ciudadano de a pie. Pasaban paulatinamente a calcularse de dos años a ocho y se aumentaron los años necesarios para su concesión. Eso alarmó a los sindicatos que sabían que era un intento de rebajar las pensiones y entraron a saco. CCOO convocó la huelga,  UGT se desmarcó por su estrecha vinculación en aquellos momentos con el gobierno. Los mecanismos de la rebaja, además de los apuntados, fueron otros mucho más sibilinos que pasaron desapercibidos.
Hasta 1985 los trabajadores podían escoger el periodo más favorable para el cálculo de sus pensiones dentro de los últimos diez años o retrotraerse al último tiempo cotizado. Incluso si no se tenían los años cotizados existía un fondo de compensación que, siempre y cuando se hubiese cotizado la mitad,  pagaban las cuotas y el trabajador cobraba. 
Es lógico pensar que un trabajador cotiza menos los primeros años y son los últimos los más elevados y que las cotizaciones tienen una continuidad, pero en tiempo de crisis eso no es así. La Ley se aprovechó de este hecho. Lo que substancialmente modificó esa Ley fue  que el período a tener en cuenta para el cálculo de la pensión se concretó al tiempo inmediatamente anterior a la solicitud de la pensión. La crisis conlleva  que las cotizaciones inmediatamente anteriores tengan periodos en blanco sin cotización, ya que acabado el desempleo no existe obligación de cotizar y, además, entre el desempleo y un nuevo trabajo pueden transcurrir varios meses, además de tener que aceptar trabajos con cotizaciones muy  inferiores. Es lógico pensar que, dada la situación, la mayoría de trabajadores actualmente se encuentren en esta tesitura y aún más los jóvenes. Al no poder escoger los periodos cotizados,  forzosamente su base incluirá lagunas, que son cubiertas por el Salario Minimo Profesional. En una época de pleno empleo esta cuestión no tendría mayor trascendencia, las carreras profesionales son largas y las variaciones de categorias se hacen de forma lenta. Pero es evidente que cuanto más vida laboral requiramos para calcular la base, además de ser menores las cotizaciones por mucho que sea actualicen con el IPC,  es más fácil que se incorporen lagunas que bajan drásticamente la media de la "base reguladora" sobre la que después se aplicarán los porcentajes de acuerdo a los años de cotización.
 El Pacto de Toledo fue un pacto que plasmó el interés por desmantelar el sistema contributivo, siempre en aras al mandato europeo, con bulos alarmistas de hundimiento del Sistema  y con el desconocimiento habitual del tema por las fuerzas sociales. Sería conveniente profundizar más y que no pase de lo mismo de siempre porque ellos sí que tienen claro lo que quieren y cómo lo quieren, nos agitan el señuelo y nos lanzamos como locos y ellos tienen entonces el camino libre para colar lo que les interesa.  
Hemos de partir de la base que si un trabajador no cotiza es porque la mayor parte de las veces prefiere tener un salario (las inspecciones son pocas y no funcionan, con lo que muchos empresarios pueden no cotizar, tranquilamente).  La gente que no tiene treinta años cotizados no es porque no haya trabajado (porque o se es rico o se trabaja para vivir), es porque cada vez es más difícil reclamar tus derechos. El panorama que se presenta es desalentador: por una parte se promueven los Fondos de Pensiones (favoreciendo a la Banca) y por otro se homogeneizan las pensiones contributivas con las asistenciales (maravilloso ecléctico artículo 41 de la Constitución). El resultado será unas pensiones para ricos vía Fondos de Pensiones y otra para pobres via asistencial, por qué, pregunto yo ¿quién cotizará sabiendo que sin cotizar cobrará lo mismo?

2 comentarios:

Miquel dijo...

No creo que el final sea así, pero si que será algo similar. Te explico, Hoy se sigue cobrando algo similar al SOVI (340 euros mes mas o menos) y eso es para quien nunca ha cotizado, por otro lado lo mínimo del régimen general son creo 540 y pico. La viudedad es otra historia a banda. La diferencia no siendo mucha, es en estos casos considerables y pienso que la cosa irá siempre por este sector. de todas formas estoy de acuerdo en la mayoría de tu exposición . Salut. Tuyo Miquel

Olimpia Willemenot dijo...

Precisamente MIquel la viudedad es algo diferente porque las viudedades no fueron modificadas por la Ley 31/85 y todavía se puede escoger el periodo más favorable.
http://www.comfia.net/faq/html/3451.html
La idea es que las viudedades desparezcan cuando la viuda o viudo, tenga ingresos propios, cosa que ya pasa en las parejas de hecho.